El deporte olímpico del e-waste

Menudo espectáculo de hipocresía global al que estamos asistiendo con las Olimpiadas. Ya estamos los más listos del planeta dando lecciones de democracia y civilidad a China y de paso, aprovechando el tirón mediático, al mundo entero. Parece que nos olvidamos de que los mayores beneficiarios del asunto somos nosotros, que aprovechamos la falta de derechos de los chinos para montar allí nuestras fábricas y producir a muy muy muy bajo coste: sin gastos de seguridad social, ni sindicatos, ni protestas, ni normas medioambientales, ni leyes de protección de la seguridad en el trabajo, ni derechos de los menores, ni ninguno de todos esos engorrosos artefactos que limitan la magia del sacrosanto libre mercado. Pero China no es sólo nuestra gran fábrica global. Es también un excelente vertedero planetario.



Los datos que siguen provienen de varios informes de Greenpeace sobre el e-waste: los desechos electrónicos (computadoras, teléfonos móviles, impresoras, televisores, etc. ) que exportamos a países en desarrollo, sobre todo a China e India. El hardware es la otra cara de la economía informacional: la más visible pero curiosamente también la que menos interés despierta en los y las estudiosos de la nueva sociedad en red. ¿Dónde ha sido fabricada mi computadora? ¿Cómo, por quién, en qué condiciones? ¿Y dónde acabará cuando compre una nueva? Las imagenes son de Nathalie Behring para el dossier fotográfico "Inside the Digital Dump" publicado por Foreign Policy. Para tener en mente mientras vemos las noticias sobre lo malos que son los chinos.



Where does e-waste end up?

Naciones Unidas estima que se generan anualmente entre 20 y 50 toneladas de e-waste en el mundo, lo que representa el 5% de los deshechos mundiales. Tanto como el plástico pero es mucho más contaminante. Para hacerse una idea: si todos esos deshechos se cargaran en containers puestos en fila darían la vuelta al mundo. Y esto una vez al año. En Europa, el e-waste crece a un ritmo de entre 3% y 5%, casi 3 veces más rápido que los otros tipos de deshechos.



Los principales destinos a los que se envía el e-waste son China, India y Nigeria. Transportar los deshechos a cualquiera de estos países es 10 veces más barato que almacenarlos en los países de orígen. Los mayores exportadores de e-waste son los países desarrollados pero no son los únicos. Sólo en Asía se producen anualmente 12 toneladas de deshechos electrónicos.



Las computadoras no son sólo cables y plástico. Contienen muchas sustancias tóxicas y también metales valiosos como oro, cobre y aluminio. Una vez despiezados los aparatos electrónicos y recuperados los metales para su venta, los desechos se amontonan en el mismo lugar y no reciben ningún tratamiento. Entre las sustancias tóxicas contenidas en una computadora hay mercurio, plomo y cadmio que afectan a la salud de los trabajadores y contaminan el agua, la tierra y el aire. Generalmente el trabajo de despiece lo hacen los trabajadores menos cualificados y más desprotegidos, migrantes (en China, los indios; en India, los bengalís) y muchos niños. En la localidad china de Guiyu un trabajador gana entre 2$ y 4 $ por despiezar aparatos electrónicos.



En 1997 la vida media de una computadora era de 6 años. En 2005 era de 2. La de un teléfono móvil es de menos de 2 años. En 2010 habrá 716 millones más de computadoras en uso en el mundo, 178 millones de usuarios más en China y 80 millones más en la India. El mercado del e-waste (las transacciones derivadas de la compra-venta de deshechos electrónicos) alcanzará los 11 billones de $ en 2009.



Informes de Greenpeace:
"Toxic Tech. Not In Our Backyard"
"Greenpeace Guide to Greener Electronics"
"Exporting Harm: The High-Tech Trashing of Asia"

Greenpeace también ha realizado este simpático gráfico electrónico para ayudarnos a elegir mejor nuestros aparatos.



Y si además instalamos Linux en nuestras computadoras, pues mucho mejor amigas, porque es mucho más ligero y sostenible. Y por supuesto, infinitamente más cool ;-)

5 comentarios:

    Gracias por dejar alerta la conciencia.

     

    Hola Julen! Nada más lejos de mi intención, no me gusta andar por las conciencias de la gente. Es solo informacion, objetiva.

    Hace tiempo que estoy interesada en los deshechos electronicos y solo hace muy poco he empezado a encontrar material. Tenia ganas de sacarlo y este me ha parecido un momento adecuado.

    Tiene que ver tambien con el modo en que se ha reconfigurado la economia global, con grandes areas planetarias dedicadas a tareas diferentes. Unas al disenio y la conceptualizacion; otras a la fabricación; otras al aprovisonamiento energetico; otras al reciclaje (o no) de los deshechos.

    Es un nuevo mapa geopolitico con relaciones de poder distintas de las que aprendimos en el colegio. Distintas tambien de las que nos siguen contando en la tele: norte-sur, este-oeste, democratas-totalitarios, moros y cristianos... (o barbarie-civilizacion ;-)

    Salud!

     

    a mi también me interesa este tema del ewaste, tenía otra referencia que incluí en mi trabajo de investigacion del master (aquel que nunca llegué a acabar y que me descolgaron los de la UOC, jeje).

    por eso, y porque no soy rica, tengo el mismo portatil desde hace 5 años (acer), y el mismo movil desde hace 3 (nokia), y ninguna intención de renovarlos mientras funcionen.

    y estoy hasta el moño de que los hipócritas occidentales se metan con mis chinos! viva yang yilin! vivan los rollitos de primavera! ;-D

     

    Es un post muy interesante. Hace un tiempo vi un documental que trataba sobre como la producción transformaba los paisajes, en el vídeo aparecía lo que pasaba con los desechos electrónicos. Me impresionó mucho ver la cantidad de basura y los medios tan precarios con los que se reciclaba. Posiblemente ya lo conozcas, de todas formas lo dejo aquí.
    Paisajes Transformados

     

    juanlu, gracias. buenisimo el documental. escribi un post sobre él tambien: http://ptqkblogzine.blogspot.com/2008/05/manufactured-landscapes-paisajes.html
    porque no hay mucha informacion sobre este tema... al menos no tanta como deberia teniendo en cuenta la dimensión del problema...
    un saludo!