Me he vuelto necrófila


Imagen del archivo de "Visible Human Project", la primera computación íntegra, anatómica y tridimensional de un cadáver, cortesía de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Antes de que empiece a mono-bloguear sobre Soft Power (el programa de la edición 2010 ya está en línea, lo habeis visto, lo habeis visto?), una confesión, lo del título: que me he vuelto necrófila. Mi nueva obsesión se ha plasmado en el texto "Mirar un cadáver", un paseo guiado (y eminentemente macabro) por el catálogo de la distribuidora de vídeo arte Hamaca. Y es que empiezas subrayando textos de Donna Haraway y no sábes dónde acabas.

Mirar un cadáver

Los animales, cuando mueren -y lo hacen en cualquier parte: en la cazuela, en el parachoques, en la suela de los zapatos- son muertos sin más: un centollo muerto, un pájaro muerto, un caracol muerto; pero muertos a secas, muertos sin categoría. El ser humano, sin embargo, adquiere con la muerte una condición privilegiada: la de cadáver. La temática del cadáver ha sido ampliamente tratada en el mundo del arte, la literatura, el cine; ha inspirado géneros musicales, tribus urbanas y prácticas de sexualidad extrema. Pero nuestra relación con él sigue marcada por el afán de eliminarlo. Desde las civilizaciones ancestrales hasta hoy, han evolucionado las técnicas, la maquinaria administrativa, ligeramente los rituales, pero poco más. Toda la cultura mortuoria occidental está organizada en torno a un único objetivo. Liquidar el recuerdo de ese sí o sí de la vida que es su finitud, borrando los rastros de su manifestación más grosera: el cuerpo inerte de los que han pasado al otro lado.

Recorro el catálogo de Hamaca como un detective: buscando fiambres, o más exactamente, buscando desentrañar las distintas estrategias de tratamiento visual de los mismos. Si las más extendidas son de orden ritual, ficcional y administrativo, con el avance de las modernas tecnologías de visualización biomédica -mecánicas, radiológicas, analógicas y finalmente digitales- el cadáver, como veremos, comienza a desprenderse de sus condiciones de materialidad para transformarse en archivo de datos. [Seguir leyendo]

6 comentarios:

    Aaaayyyy, cuánto daño hace CSI. Las Vegas, por supuesto, que hay muertos y... muertos. Los de CSI Las Vegas llevan chill out incorporado y las dosis justas de asco como para atrapar audiencias.
    Yo creo que otra línea de investigación interesante es el poder económico del cadáver: ¿nunca te has planteado el ingreso que determinados cadáveres generan para sus descendientes o quienes tuvieron la suerte de aparecer en el testamento?
    Así no vas a encontrar un buen marido :-p

     

    Nunca he visto CSI. El buen marido soy yo ;-)

     

    Curioso el post, como siempre. Me he desternillado, y no esperaba que me pasara con temas de estos. Pues eso, me parece bien que empecemos reirnos de nosotros mismos...
    Puff.. me acojonan los cadáveres, ¿a ti no?

     

    A mi lo que me acojona es la muerte (la mía sobre todo) y el interior del cuerpo. De esto ultimo me estoy curando, en parte con exorcismos como este; de lo otro no :-/ Si te has reido qué bien!

     

    Hola que tal¡

    Mi nombre es tania soy administradora de un directorio de webs/blogs, navegando por la red ví tu página y está muy buena, sería genial contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.

    Si estas de acuerdo solo escribeme.
    tajuancha@gmail.com

    Exitos, un beso

     

    Se me esta pegando...
    a mí tb....
    es una necrófilia
    de rencor...JA!